Punta Umbría 2010


Este año sólo he disfrutado de una semanita de vacaciones, pues estoy “ahorrando” días para cuando se agote mi futura baja paternal, sin embargo he aprovechado muy bien estos pocos días y he realizado una escapadita a Punta Umbría con Belinda, Susi, Sara y Alicia (no se como lo hago, pero siempre estoy rodeado de chicas).

Punta Umbría es un pueblo pequeñito con una playa enorme, en alguna zona casi virgen, y con pocas duchas, aunque se trata de una playa bastante agradable. El pueblo en si tiene pocas cosas para ver, creo que en una mañana se puede ver entero, aunque no es especialmente bonito.

Nosotros nos quedamos en un aparta-hotel de las afueras del pueblo, donde hay una enorme avenida con hoteles, aparta-hoteles y un centro comercial. El nuestro se llamaba apartamentos Leo III y nos encantó, pues teníamos una terraza gigante donde salíamos a tomarnos algo, incluso a cenar algún día; el salón estaba equipado con una cocina pequeña que tenía de todo, y entre el sofá cama y las dos habitaciones (bastante espaciosas por cierto), había sitio para 6. Además los apartamentos contaban con una piscina común bastante apañadita. De precio no estaba nada mal, pues el apartamento para 6 durante 4 noches nos costó unos 560€, y como éramos 5, nos salio a cada uno a unos 28€ por noche. Lo peor del aparta-hotel eran las paredes, pues se oía mucho el ruido de las otras habitaciones (el vecino de al lado debía tener como poco un cáncer de pulmón, pues cuando tosía temblaban hasta las paredes!) y el aparcamiento de la zona, pues a pesar de haber infinidad de aparcamiento, era muy complicado encontrar un hueco.

Hasta estas vacaciones no había probado los aparta-hoteles, y me parece que a partir de ahora vamos a repetir más de una vez este ‘sistema’.

Otro punto a destacar de Punta Umbría es la comida: se come realmente bien. Los restaurantes que hay en frente del puerto son de escándalo. En concreto nosotros hicimos doblete en el restaurante “El Puerto”, donde hacen unas paellas exquisitas; el revuelto de patatas, gambas y huevos que está “mas bueno que la leche” (con palabras de uno de los camareros, que eran muy salaos); y el último día me pedí Atún al puerto, que es un filete de atún con una salsa de nata, y ¡me quedó sin sentido!

Por último, una de las cosas que más gracia me hizo (a parte del monólogo que vimos de Juancho) fue el termino “auto servicio” que había en alguna heladería. El primer día que lo vimos se nos pusieron los ojos como platos, pero más tarde comprendimos que lo de auto-servicio debía referirse o bien al agua o bien a las cucharitas de plástico…

Publicado en Viajes. Leave a Comment »

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

«

»
A %d blogueros les gusta esto: