Origen: veredicto


Ayer fue el día escogido para ir a ver Origen y oficialmente ya puedo decir que es un peliculón. No me defraudó un ápice: la historia es muy original y con cierta complejidad, además los efectos especiales son bestiales: hay alguna escena de peleas con la gravedad “cambiante” o incluso sin gravedad que son una auténtica delicia (en cierto modo, me recuerda un poco a Matrix).

Que no te echen para atrás los 142 minutos que dura esta película, pues no se hacen para nada pesados.

Hay un par de escenas que me gustaría comentar, aunque lo pondré un poco más oculto, para la gente que no haya visto la película aun (arrastra el ratón con el botón izquierdo pulsado sobre la siguiente zona para ver el texto):

    • ¿Se parará la peonza en la escena final? Yo creo que da igual que se pare o no, por lo menos, al protagonista le da igual, por eso no se para a ver el resultado, pues lo que necesita realmente es volver a ver a sus hijos.
    • Una de las cosas que no logré comprender es porque Cobb (Leonardo DiCaprio), al ir a rescatar a Taito (Ken Watanabe), no es tan viejo como él, o más incluso, pues recordemos que Cobb “baja” un nivel más antes de que muera Taito. Lo único que me cuadra es que Cobb no se percatase de su edad.
Anuncios
Publicado en Películas. 2 Comments »

Origen


Hacía muchísimo tiempo que no tenía ganas de verdad de ir al cine, pero esta vez me pica la curiosidad con ‘Origen. Parece que últimamente está todo inventado y sólo se hacen remakes de películas o series antiguas, así que podemos considerar a esta peli como un soplo de aire fresco.

Además del original argumento, en esta cinta se juntan Christopher Nolan, que es el director de las últimas dos geniales películas de Batman y de la también curiosa Memento (en este caso también hizo de director y guionista, al igual que con Origen), y Leonardo DiCaprio, quien últimamente se está convirtiendo en un actor más que interesante (os recomiendo encarecidamente Shutter Island, si es que no la habéis visto aun).

Este fin de semana no podré verla, pues toca pueblo, pero a lo largo de la semana que viene me acercaré a verla, con la esperanza de que, al menos, llegue a mis expectativas.