La luna es una mentirosa


Siempre me ha gustado preguntarme el porqué de las cosas, y una de las cosas que me he estado preguntado últimamente es si realmente es cierto eso de que la luna llena afecta a los partos en las embarazadas.

Esto es un “vox populi”, incluso mucho personal asociado a los hospitales asegura que es cierto, y en los días de luna llena (o con el cambio de luna en general) se nota que hay más parturientas que llegan a paritorio… pero resulta que mi trabajo también está relacionado con los hospitales, así que me puse a buscar cuantos nacimientos había de media cada día, y cuantos nacimientos hubo durante un largo periodo de tiempo, teniendo en cuenta a la vez el calendario lunar y mi conclusión fue que los nacimientos son… ¡totalmente aleatorios!

Algunos dicen que la luna es la famosa Estrella de la Muerte de Star Wars llena de polvo...

 

El argumento principal de mucha gente es que si la Luna tiene efecto sobre las mareas, como no lo va a tener sobre las personas: pues muy sencillo, porque las personas tenemos infinitamente menos masa que los océanos, además, en las mareas no sólo influye la luna, sino que también lo hace el sol. Otro punto interesante es que las mareas suben y bajan dos veces al día, y no sólo cuando hay luna llena o cuando hay cambio de luna.

 También me gustaría explicar un detalle sobre los ciclos lunares, los cuales se producen no debido a lo cerca o lejos que esté la Tierra de la Luna, sino sobre como incide la luz del Sol sobre nuestro querido satélite. La Luna da una vuelta sobre la Tierra cada 28 días aproximadamente (bueno, realmente la Luna no gira alrededor de la Tierra, sino que la tierra y la luna giran en torno al centro de masas de ambos, el cual está dentro la esfera de la Tierra debido a su mayor masa, aunque no en su centro, pero esto es otra historia) y no está más cerca (o más lejos) de la Tierra cuando está en luna llena, sino que la cercanía o lejanía de la misma depende de su orbita, la cual es elíptica y muy complicada, debido a que se ve también afectada por otros astros además del Sol, como Venus, debido a su cercanía, o Júpiter, debido a su masa. Bueno, que me enrollo, lo que quería venir a decir que la distancia entre la Luna y la Tierra en la próxima luna llena no tiene porqué ser la misma que en la luna llena de dentro de cuatro años.

Entonces, ¿no nos afecta en nada la Luna? Claro que nos afecta, más bien, afectaba, y no sólo a nosotros, sino a todos los animales, pero no debido a su atracción gravitacional (bueno, si que nos afecta también gravitacionalmente, pues si no fuera por la luna, nuestro eje no sería tan estable y los polos ‘errarían’, lo que a su vez provocaría que quizá no hubiéramos evolucionado hasta aquí, pero esto también es otra historia), sino por su efecto lumínico, y hoy en día esto ya no afecta a los humanos.

Finalmente quería hacer mención al título que he escogido para esta entrada, y que alguna vez te puede ser útil: “La luna es una mentirosa”. Esto se cuenta para poder diferenciar a primera vista si la luna está en cuarto creciente o en cuarto menguante (o decreciente): si la luna hace forma de C, la luna está en fase Decreciente, y si tiene forma de D está en cuarto Creciente, de ahí que sea una mentirosa.

Anuncios

¿Te has perdido?


Ha quedado muy atrás el día que pensábamos que la tierra era el centro del universo (bueno, realmente aun queda algún que otro cazurro que lo sigue pensando). Lo cierto es que no sabemos que lugar ocupamos dentro del universo, debido entre otras cosas a que no sabemos a ciencia exacta que forma tiene, aunque lo que si sabemos es en que posición estamos dentro de nuestra galaxia, la Vía Láctea:

La Vía Láctea: usted está aquí

La Vía Láctea: usted está aquí

La Vía Láctea es el nombre de la galaxia donde vivimos, y debe su nombre (camino de leche) a la mitología griega: la apariencia de banda de luz que rodea el firmamento y que podemos observar en una noche sin nubes ni contaminación lumínica hacía pensar a los antiguos griegos que era leche derramada del pecho de la diosa Hera. Sin embargo, ese halo de luz es lo que vemos de nuestra galaxia desde nuestra posición periférica, y es nada más y nada menos un conglomerado de estrellas, muchísimas estrellas, las cuales son demasiado tenues individualmente como para ser diferenciadas a simple vista.

Nuestra galaxia no es de las pequeñitas: si colocáramos un enorme y potente faro en una punta, la luz tardaría en llegar al otro lado unos 100.000 años (la luz del sol tarda de media 8 minutos y 19 segundos en llegar a la tierra). Esto nos hace pensar lo realmente pequeñitos que somos y eso que sólo estamos teniendo en cuenta nuestra galaxia, y no el total de 100.000 millones de galaxias que se estima tiene el universo.

Si has prestado atención a la foto de arriba quizás te estés haciendo la siguiente pregunta: ¿por qué no distingo el brillo central de nuestra galaxia en el cielo nocturno? Este brillo es debido a que las estrellas están más agrupadas entre sí en el centro de la galaxia, y no podemos observarlo porque se interponen materiales opacos, como polvo cósmico y gases fríos que no dejan pasar la luz.

Sorprendente final en espiral para una estrella estraña


Siempre me ha atraído mucho la astronomía y a menudo me quedo boquiabierto con las imágenes de estrellas, planetas, lunas, galaxias, nebulosas,… Pero hoy me he encontrado con una que me ha resultado realmente curiosa, pues no había visto antes nada parecido:

  
En la parte izquierda de la foto hay una débil espiral que parece ser o un retoque fotográfico, o una galaxia espiral muy, muy tenue. Pero no, no es ninguna de las dos cosas; se trata de un sistema binario (dos estrellas rotando una sobre otra) llamado AFGL 3068 y con algunas peculiaridades que lo hacen casi único: al menos una de las estrellas del sistema es una estrella de carbono, la cual está expulsando sus capas externas al espacio (a nuestro sol le pasará una cosa parecida dentro de unos 5.000 millones de años). Por norma general, estas capas no suelen ser muy gruesas, pero en este caso no es así, pues el material expulsado es muy denso y opaco, de tal forma que absorbe la luz visible del interior (se logra ver el interior gracias a los telescopios infrarrojos, que captan el resplandor caliente). Además, como se trata de una estrella doble, al girar una sobre la otra, la expansión de las capas no se hace en forma de esfera, sino en forma espiral.
 
Otro aspecto curioso es, si las capas externas están ocultando la luz de las estrellas interiores, ¿qué es lo que la está iluminando? Si te fijas, la parte derecha está más iluminada que la izquierda, lo que indica que la fuente de luz está por la derecha. Quizás podríamos pensar que esa luz proviene de la estrella que se observa en la parte derecha, pero realmente esa estrella podría estar mucho más cerca o mucho más lejos que nosotros de lo que lo está el sistema binario, lo que haría que la luz de la misma apenas le llegara. Los astrónomos que han estado observándolo creen que la iluminación proviene de una galaxia: esto lo hace también sorprendente, pues implicaría que su iluminación proviene de la luz combinada de estrellas muy distantes (una luz muy tenue por cada estrella de esa galaxia, que al combinarse le dan la suficiente luz).

Lluvia de fuego


Esta noche llegará a su máximo apogeo la lluvia de meteoritos de las Perseidas. Realmente ya llevamos unos días atravesando la orbita del cometa Swift-Tuttle, que es la que provoca esta lluvia de meteoritos (de hecho, cabe la posibilidad que algún día muy muy lejano, este meteorito de casi 10 kilómetros de diámetro impacte con la luna o incluso con la tierra…), pero es esta noche cuando podremos ver más “estrellas fugaces”, sobre todo muy entrada la madrugada, un poco antes de amanecer. Además este año serán más vistosas debido a que nos encontramos en fase de luna nueva y el brillo de los meteoros será más vistoso.

Las perseidas no es la mayor lluvia de meteoros, pero si que es la más conocida, debido sobre todo a que se produce por estas fechas, en la que los cielos suelen estar muy despejados. En su máximo auge podremos observar entre 50 y 100 meteoritos a la hora.